Jesús Cainzos

¡Hola amigos!, me llamo Jesús Cainzos y nací en La Coruña en el año 1969. En esta bendita ciudad, llegué a realizarme como persona, independientemente de lo que me correspondiera hacer, ya que siempre me consideré un espectador de la vida.

No cabe duda, que tu evolución personal depende de las circunstancias que se te presenten, y tú reaccionas de una u otra forma. Mi primera premisa sería instruirme, sin dejar de lado lo que pasaba a mi alrededor y ganar conocimientos, haciendo así, que la cabeza funcionara y que fuera hábil, a la hora de tomar control sobre las cosas. Aprender de gente sabia, conocimientos y razonamientos que aplicadas en muchas situaciones, serían solución, a muchos problemas que surgen en la vida.
Soy, de los que aún, pertenecían a eso que se llamaba la E.G.B., cuya meta era el Graduado Escolar. LLegué a esa “meta volante”, en términos ciclistas y luego me dedicaría a escoger una profesión, de buen futuro, la electrónica. Me decepcionó. La teórica y la práctica, estaban muy distanciadas. No obstante, supereré los 2 grados de los que se componían sus estudios. El siguiente paso, sería el formar parte de una empresa, y no tuve suerte, no encontré sitio ninguno. Lo único, ser autoempleado. Duré unos años, pero la cosa no avanzaba. Así, que decidí cambiar de profesión, y me ofrecieron “lo más parecido”, dicho irónicamente, ser “zapatero”. A ello me dediqué casi 19 años. Creé mi gusto, hasta el punto de que fue, mi medio de vida. Pero, un consejo os doy: una de las cosas que le hace ser feliz a un ser humano, es dedicarse a lo que le gusta, porque no se escatiman esfuerzos, se pone amor en ese esfuerzo, hasta el punto de que lo realiza de manera innata y acaba por encontrarse bien, consigo mismo.

Es muy difícil, que no haya un ser humano que no tenga un hobby, y lo más de lo más sería, ganarse la vida, con lo que consideré, mi pasión: La radio. Para mí, desde que tengo uso de razón, escuchar los locutores de la radio era lo más de lo mas. Es increíble, hasta que punto, una voz, puede sugerirnos un sinfín de cosas y que, si somos buenos oyentes, nos llegan, hasta lo más profundo de nuestra alma. Sobre todo, cabe destacar a los grandes profesionales que existían, antes de llegar la televisión, como la comprendemos hoy en día. Ese hobby, me acompañó en todas las acciones que hacía durante el día, ya que tanto una radio portátil, como un “armatoste”, posado en una mesa, emitían su atrayente mensaje.

Me llamaba la atención, esas voces escogidas que entonaban según las situaciones y se te hacía muy familiares con el tiempo, hasta el punto, que la emoción llegaba más allá de nuestra imaginación, y les ponías cara a los locutores. Siempre me fascinaron, incluso, me atrevía a “imitar” sus voces. De esta forma, “ganabas” notoriedad en diferentes charlas, que se producían cuando te encontrabas con amigos, en cualquier entorno. De esa forma, observabas a la persona que era escuchante de la radio y de paso, levantabas el estado de ánimo del “personal”.

Soy de los que opinan, que la vida se vive mejor, siendo recíprocos, es decir, yo te doy y tú me das, por lo menos es mi filosofía y ejemplos, hay muchos. Así, que, reconociendo, que me incorporo tarde a este mundillo, quisiera saldar mi “deuda”, con esa gente, que crecí con ella: Luis del Olmo, José María Garcia, Jesús Hermida, José Antonio Alex, Juan Jose Plans, Encarna Sanchez, Angel Alvarez, José Ramón Pardo, José María Iñigo, Pepa Fernández, Andrés Aberasturi, Antonio Herrero, Nieves Herrero, Consuelo Berlanga, Pablo Portabales, Julia Otero, Isabel Gemio, Los Gomaespuma, La saga de los Porretas, Elena Francis, El amiguete Doly, Luis Fernando, Moncho Lemos etc…, en fín, que me perdonen los que no me vengan más a la cabeza y fueran de esa época. Ellos me hicieron sentir cosas, reflexionar. Así que, haciendo caso a la teoría, de un hombre que conoce la felicidad, Emilio Duró, ya que es, un estudioso de ella, llegó el momento que, por circunstancias, me quedé en paro y acudí a su idea. Su idea era, que para ser feliz, habría que dedicarse a algo que me entusiasmara, y para mí, es la locución.

Comencé a hacer un cursillo de locución y doblaje en el año 2014 que duró un año, y me encotré con una cosa importante: “que el miedo escénico iba a menos y la soltura a más”, objetivos principales por mi parte. Como dando “palos de ciego”, me metí en las redes sociales, reconozco, como “un elefante en una cacharrería”, pero es que me podían las ganas. Con un equipo muy modesto, empecé a hacer mis primeros trabajos, que colgaría en la plataforma ivoox, a disposición de los que quisieran… y la cosa, va avanzando, a la vez, que tomo nota, como no, de los grandes referentes, que hoy en día, hay. En esa evolución, es parte importante, esta web, donde dejo mis trabajos a disposición de que los escuchen todo el mundo. Con lo cual, el miedo escénico, lo quiero erradicar ya, a medida que descargueis, los programas que poco a poco cuelgue en la página. Vaya por delante, mi agradecimiento a quienes lo hagáis. Así, como decía anteriormente, se produciría, la reciprocidad. Lo que la radio me dio a mí, se lo quiero devolver a la radio. Como veréis, hay sus distintos apartados, en donde, hay un fondo claro, que es informaros y entreteneros. Os agradezco vuestra atención, y si precisáis de mis servicios, me prestaría a trabajar en esto, muy gustoso, tanto, haciendo pequeños trabajos (voz en off, audiolibros, comentarios…), como en equipo. Me haríais felíz.

Correo electrónico: jesuscainzos@mundo-r.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies